Estimados amigos: Lamento no poder atender las numerosas consultas que recibo a diario sobre apellidos, ascendencia y genealogía sefardita. Ni soy genealogista ni dispongo de medios para llevar a cabo las investigaciones que me piden. Un saludo cordial. Juan Julio Alfaya

lunes, 22 de abril de 2013

Judíos expulsados a Portugal (1492)

Grabado alemán sobre la masacre de Lisboa de 1506. “Von dem Christeliche – Streyt, kürtzlich geschehe – jm. M.CCCCC.vj Jar zu Lissbona – ein haubt stat in Portigal zwischen en christen und newen chri – sten oder juden, von wegen des gecreutzigisten [sic] got.” (Contienda de los cristianos, quien recientemente tuvo lugar en Lisboa, capital de Portugal, entre los cristianos y los cristianos nuevos o Judíos, por el Dios crucificado”).
Los judíos que salieron hacia Portugal fueron obligados, en 1493, a separarse de sus hijos. Por orden de Juan II de Portugal, setecientos de éstos fueron deportados a la Isla de Santo Tomé, y ocho meses más tarde fueron convertidos en esclavos. Manuel I de Portugal (rey desde 1495) los liberó, pero entre diciembre de 1496 y 1497, presionado por los Reyes Católicos, fue emitiendo decretos de expulsión que afectaban a todos los judíos que no quisieran convertirse.

Coincidiendo con la Pascua judía, el 19 de marzo de 1497, se ordenó llevar a Lisboa a todos los hijos de judíos no convertidos que tuvieran entre cuatro y catorce años. Sólo después de llegar allí se informó a sus padres de que se separarían definitivamente de sus hijos, que serían adoptados por familias cristianas. Ante esa situación, algunas familias optaron por la conversión, mientras que a las que no lo hicieron así fueron arrebatados violentamente. Algunos consiguieron esconder a sus hijos, y en algunos casos prefirieron matarles ellos mismos. A partir de entonces sólo podían quedar en Portugal judeoconversos.

Su nueva condición no significó la integración social. La evidente causa forzosa de muchas conversiones les hacía sospechosos de judaizar, y su identificación con los apelativos de "cristiano nuevo" y "marrano" testimoniaba su discriminación social de forma idéntica que en Castilla. En 1506 hubo una matanza de cinco mil conversos en Lisboa (masacre de Lisboa de 1506). En 1536 se estableció la Inquisición portuguesa que en los siglos que tuvo actividad (hasta su abolición en 1821) mandó ejecutar a 1.200 personas, quemar en efigie a 600 y condenó a distintas penitencias a 29.000. Buena parte de la comunidad de marranos portugueses se desplazó posteriormente a otros lugares: las Antillas, Brasil, Salónica, Constantinopla, Marruecos, Francia, pero especialmente a Ámsterdam, donde hoy en día se encuentra una excelente documentación de estos hechos en el Museo Histórico JHM. La sinagoga producto de este éxodo fue una de las más grandes de aquellos tiempos, y sigue en uso. En la ciudad portuguesa de Belmonte se constituyó una comunidad marrana muy estricta y endogámica, que persistió aislada hasta época contemporánea, cuando pasó a celebrar públicamente el culto judío en una sinagoga.

Masacre de Lisboa en 1506

En la Masacre de Lisboa, también conocida como Masacre de Pascua de 1506, una turba persiguió, torturó y mató a cientos de personas acusadas de ser judíos. Este evento sucedió antes de la Inquisición y nueve años después de la conversión forzosa de los judíos en Portugal, en 1497, durante el reinado de Manuel I de Portugal.

Monumento en Lisboa en honor de judíos asesinados en la masacre de 1506
Esta masacre se recuerda hoy con un monumento construido en el Largo de São Domingos en honor del judaísmo, que fue inaugurado en el 23 de abril de 2008. El sitio es un tradicional punto de encuentro de los extranjeros, en su mayoría africanos, y una placa donde la frase «Lisboa, una ciudad de tolerancia» está escrita en treinta y cuatro idiomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada